monasterio
Palacio de los RR.CC.
museos
Ciencias y Oriente
parroquia
de Santo Tomás
residencia
universitaria

Introducción
Historia
Plano del Monasterio
Claustros
Claustro del Noviciado
Claustro del Silencio
Claustro de los Reyes
La Iglesia
La Fachada
El Interior
El Coro
El Sepulcro del Infante Don Juan
El Retablo
Información
Visita al Monasterio
Galería
Fotografías
El fin último del hombre y de toda sustancia intelectual se llama felicidad o bienaventuranza; pues esto es lo que desea de por sí. En consecuencia, la bienaventuranza y felicidad última de cualquier sustancia intelectual es conocer a Dios
Santo Tomás de Aquino

El Sepulcro del Infante Don Juan.

Sepulcro del Infante Juan
El príncipe Don Juan era el único hijo varón de los Reyes Católicos, pero murió prematuramente antes de llegar al trono. Su madre, Isabel, quiso dejar en su testamento un sarcófago de mármol para su hijo.
El sepulcro es obra de Doménico di Alessandro Fancelli. Fue esculpido en Génova en los años 1511-1512 y luego colocado en la iglesia del monasterio. Doménico Fancelli se inspiró en el sepulcro de los Reyes Católicos (capilla real de Granada) y en el arte italiano (bronce del Papa Sixto IV en el Vaticano, realizado por Pollaiuolo).
El Infante Don Juan vestido de guerreroa
El príncipe, vestido de guerrero, reposa con actitud serena y muestra unos rasgos jóvenes y bellos. Los pliegues del manto son de una gran perfección. A los pies una inscripción recuerda las cualidades del príncipe y lamenta su muerte prematura. El sepulcro está adornado con virtudes, alegorías y santos.
Varios de los magníficos relieves fueron mutilados durante la guerra de la independencia en 1809.
Real Monasterio de Santo Tomás (PP. Dominicos)
Plaza de Granada, 1. CP.05003 - Ávila (España)
(t) 920 352 237 (f) 920 35 22 37
avila.vre@dominicos.org