monasterio
Palacio de los RR.CC.
museos
Ciencias y Oriente
parroquia
de Santo Tomás
residencia
universitaria

Introducción
El Museo
Vocabulario
Salas del Museo
1. El Arte de China
2. China: La Laca
3. China: La Porcelana
4. China: Los Bordados
5. China: El Marfil
6. China: Etnología
7. El Salón del Trono
8. El Arte del Vietnam
9. El Arte del Japón
10. El Arte de Filipinas
Artes
El Arte de China
El Arte de Vietnam
Cronologia
Cronología de China
Cronología de Vietnam
Galería
Fotografías
Es evidente que ama más aquel que por amor está dispuesto a carecer por algún tiempo del gozo de la presencia del amado para ocuparse en su servicio, que si quisiera gozar siempre de su presencia
Santo Tomás de Aquino

El Arte de Japón (Sala 9)

Vista general de la Sala de Japón
Los dominicos llegaron a Japón en 1592. También sufrieron varias persecuciones, pero todavía están en el país.
Una de las obras que más destaca es el Fumi-e o «imágenes para pisar». Los japoneses sospechosos de simpatizar con el cristianismo debían pisotear el Fumi-e durante la ceremonia del E-fumi con el fin de probar a las autoridades que ellos no eran cristianos.
Los tres crucifijos expuestos encima del Fumi-e, están muy dañados, dado que han sufrido la bomba atómica de Nagasaki en 1945.
La mayor parte de las piezas de porcelana japonesa que están en esta sala han sido realizadas para la exportación a Occidente (porcelana Imari, Satsuma, etc.).
Detalle de un jarrón (porcelana, Dinastia Satsuma)
La vitrina siguiente presenta los principales dioses japoneses, por ejemplo, los Siete Dioses de la Fortuna. Hotei es el más famoso. Siempre está representado como un monje calvo, mal afeitado, sonriente, con un vientre enorme. Es el Dios de la alegría y magnanimidad.
Al final de la sala, se puede contemplar otro altar budista para el culto a los antepasados. Esta vez, es como un pequeño armario y dentro se encuentra una figura de Buda, unos incensarios y tablas que representan el alma del difunto.
Los dominicos llegaron a Japón en 1592. También sufrieron varias persecuciones, pero todavía están en el país.
Vista general de la Sala de Japón, kimonos
En la siguiente sala destacan dos magníficos kimonos bordados. Es la vestimenta tradicional japonesa, tanto para los hombres como para las mujeres. Se trata de una prenda amplia y suelta, abierta completamente por delante. No lleva botones ni lazos y se cierra! con un cinturón, que puede alcanzar hasta tres metros, que se llama el «obi».
Justo detrás las xxxx expuestas una katana y una wakizashi. Son los espadas que lleván samurais. El conjunto de ambas se llamas "daisho"
Al final de la sala, se puede contemplar otro altar budista para el culto a los antepasados. Esta vez, es como un pequeño armario y dentro se encuentra una figura de Buda, unos incensarios y tablas que representan el alma del difunto.
Real Monasterio de Santo Tomás (PP. Dominicos)
Plaza de Granada, 1. CP.05003 - Ávila (España)
(t) 920 352 237 (f) 920 35 22 37
avila.vre@dominicos.org